20 mar. 2010

La condición necesaria para aprender

"Se nos repite desde pequeños que tendríamos que aprender de nuestros propios errores, pero ¿cómo vamos a aprender de nuestras equivocaciones si no admitimos nunca, o rara vez, que nos hemos equivocado?" (Eduardo Punset. "El viaje al poder la mente". Destino. pág. 10)
En pocas palabras este autor dibuja la condición necesaria para aprender: saber lo que está ahí; y los humanos somos expertos en interpretar los hechos de manera tal que nuestras acciones queden perfectamente justificadas. Quizá ésta sea la razón por la cual los errores se repiten en la vida personal y en la de las naciones. Error no reconocido es experiencia perdida.

8 mar. 2010

Escribiendo, que es gerundio.

Hablamos mucho más de lo que escribimos, y durante milenios la escritura fue cosa de especialistas... pero algo está cambiando.
La aparición de la Red ha generado una nueva necesidad: la de escribir. Y es así como millones de personas se comunican por mail, en las páginas web y en los blogs. También las redes sociales obligan a escribir y quizá ya existan personas, que vivan en ambientes relativamente aislados, dónde la proporción que mencionaba al empezar se haya invertido: escriben más de lo que hablan.

Esta transformación de nuestras costumbres está llamada a tener, presumo, consecuencias importantes; tanto en la valoración de la escritura como canal de comunicación, cuanto en el surgimiento de nuevos "escritores" y "periodistas".
Lo que antes era algo complicado, ahora es normal. Y hasta los más negados se atreven en un mensaje a expresar desmañadamente sus sentimientos y experiencias. Lo esperable es el surgimiento de nuevos géneros literarios, y de escritores que décadas atrás no se hubieran atrevido a ello.

La cara oscura de este cambio estaría en la simplificación de la literatura, y en las falsedades que corren por la Red tanto más creíbles si son absurdas. Pero siempre hay una cruz en todo avance. Inevitable porque somos así.

Podemos intentar predecir el futuro; y esto nos ayudará, ya que podemos estar seguros de que del abanico de cosas posibles será nuestra predicción, con seguridad, la única que no se dará.