28 may. 2009

Sabiduría antigua


omnium malorum origo otio

«La ociosidad es el origen de todos los males»

22 may. 2009

Gumption. Algo para tener en cuenta


Esta palabra, (según Jonathan Rowson, G.M. de ajedrez, campeón de G.B.) es: "una vieja palabra escocesa con diversas acepciones" (1), y su significado es importante.
El diccionario on line Answers, la traduce como

1. audacia en una empresa, iniciativa, agresividad. 2. (tener) Tripas, agallas. 3. Sentido común. http://www.answers.com/topic/gumption

Otros, como el Webster, también coinciden: http://www.merriam-webster.com/dictionary/gumption

De lo cual se deduce que esta palabra indica tanto una cualidad emocional, audacia, iniciativa, como una intelectual, sentido común (algo que según algunos es el menos común de los sentidos).

Rowson, en el libro citado, aporta nuevos matices al término:

"La definición más clara que me he encontrado procede de Guy Claxton (1984): 'Gumption es la capacidad de permanecer inteligente frente a la frustración. Significa ser capaz de revisar y reevaluar la nueva situación a fin de poder descubrir formas de conseguir la consecuencia deseable, distinta de aquélla que no ha dado resultado (...) Las trampas de la gumption son tan poderosas porque son más que decepcionantes: son descalificadoras. De pronto, me hallo expuesto a ser menos de lo que espero o creo ser. Menos competente, con menos conocimientos, menos poderoso, controlando menos la situación'.
En este sentido, gumption significa elasticidad y resistencia, no rendirse. Pero también es más que eso. Significa mantenerse interesado en la tarea que nos ocupa, aunque ésta no se esté desarrollando como nosotros quisiéramos" 
(Ibid)

Uno de los primeros autores que usa el término "trampas de gumption" (o quizá el primero) fue Robert Pirsig, en su famoso libro "Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta", del cual conservo aún la primera edición en español (Editorial Noguer, Barcelona, 1978), quién en el capítulo 26 escribe:

"En el transcurso del proceso de ajustar la máquina, siempre surgen cosas, cosas de baja calidad, desde un puño empolvado [traducción inadecuada creo. Se refiere, probablemente, al manillar de la motocicleta con demasiado polvo de la carretera] hasta un conjunto "insustituible" accidentalmente estropeado. Esta fuga de seso destruye el entusiasmo y le deja a uno tan desalentado que desea olvidar toda la cuestión. Yo llamo a esas cosas 'trampas de seso'" (2)

Sigue escribiendo Pirsig que hay millones de trampas donde nuestra gumption puede naufragar y cada vez descubre una nueva. Esto, según él, le confiere gran interés a la cuestión.

Coincido con Pirsig en que la gumption es una cuestión importante, y entre las dificultades que ofrece estudiar el tema se encuentra el hallar una traducción a esta vocablo. "Perseverancia" podría ser, pero no lo abarca; "entusiasmo" también, pero es muy limitado; "sabiduría" es demasiado pasivo, y "agresividad" connota cosas que nada tienen que ver con gumption, además excluye la flexibilidad y la capacidad de captar inteligentemente la situación. "Seso", la opción elegida por Esteban Riambau (el traductor de la 1ra. edición en español del libro de Pirsig), me parece francamente mala, aunque se acerca en diagonal a su significado aproximado.

Provisionalmente gumption la dejo sin traducir. Más lo importante es reflexionar sobre esta capacidad que algunas personas poseen de manera innata y que, tengo la esperanza, cualquier mortal puede desarrollar un poco si medita sobre ello.

(1) ver J.Rowson, "Ajedrez para cebras", La Casa del Ajedrez, Madrid, pág, 188.
(2) en R.Pirsig, "Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta" Noguer, Barcelona, 1978, pág. 273.