23 feb. 2009

Pessoa


"Y así, ajenos a la solemnidad del mundo, indiferentes a lo divino y menospreciadores de lo humano, nos entregamos fútilmente a la sensación sin propósito, cultivada en un un epicureísmo sutilizado, como conviene a nuestros nervios cerebrales."

Fernado Pessoa. Libro del Desasosiego, pág. 16

No hay comentarios:

Publicar un comentario