23 feb. 2009

Efecto bumeran


"Cuando se sostiene vehementemente una creencia (en este caso, haciéndola pública), es posible que los argumentos opuestos sólo sirvan para reforzarla; puede que, al desafiar las creencias de las personas, se convenzan aún más de que tienen razón, fenómeno conocido como el "efecto de bumerán". Este efecto lo produce, al menos en parte, la necesidad de justificar un compromiso del que uno siente que no puede evadirse."

Stuart Sutherland, "Irracionalidad. El enemigo interior" Alianza Editorial, Madrid, 1996. pág. 67

Lo peor que se puede hacer con alguien convencido es llevarle la contra. Equivale a golpear con un martillo un clavo en la madera. Cada golpe lo afianzará más al sujeto en su creencia.

¿Qué se puede hacer, entonces? Tener paciencia y dejar que el tiempo desgaste su fe hasta que el sujeto mismo busque otras respuestas.

¿Y si se carece de ese tiempo terapéutico? Lo mejor es huir o buscar algo útil para hacer mientras tanto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario