7 feb. 2009

Azaña y la religión

"Es estúpido, desde mi punto de vista, llamarme enemigo de la Iglesia católica, es como llamarme enemigo de los Pirineos o de la cordillera de los Andes. Lo que no admito es que mi país esté gobernado por los obispos, por los priores, los abades o los párrocos. Tampoco me he opuesto a que las Órdenes religiosas practiquen su regla y prediquen su doctrina cristiana a quien quiera oírla. A lo que me opongo es a que enseñen a los seglares filosofía, derecho, historia, ciencias... Sobre esto tengo una experiencia personal más valiosa que todos los tratados de filosofía política."

Manuel Azaña, "Memorias políticas y de guerra", Barcelona, Crítica, 1978, II, p.254.
citado en Alicia Alted et al (eds). Manuel Azaña: Pensamiento y Acción. Alianza Universidad. Pág. 136. Artículo de Alfonso Botti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario